27 de noviembre de 2007

Y Cande se nos queda...






Y si, desafortunadamente se queda el alma mater del grupo, nos deja a la deriva, quedando acéfalo el puesto de madre, de ahorrista, de consejera, de amiga...
¿Quién decretará qué paquete de galletitas es más rendidor?
¿Quién dirá si la comida de la noche está "dentro del presupuesto" sea en quetzales, córdobas, lempiras, pesos mexicanos, reales, pesos bolivianos, soles o colones?

¿Quién pegará alaridos en cualquier situación de riesgo en la que nos encontremos?


¿CÓMO CORNO HAREMOS PARA VIAJAR SIN ELLA?

Aclaración: dado que la página no resiste tamaños videos, pondremos momentáneamente algunas fotos de la homenajeada, aquellas donde aparece "íntima" de personas (o muñecos) recién conocidas. Subo algunas... y eso que hay más...

21 de noviembre de 2007

Y Bubu se nos va.

La ida de Sofi Bu al país del Tio Sam es inminente. Por eso, desde el staff de viajerasviajantes, a modo de homenaje, decidimos mostrar una serie de videos de colección en los que ella posee papel protegónico. He aquí algunos de ellos. En el último, presten particular atención al estado de Sofi, sus violentos (pero débiles) golpes a la piñata y su mirada concentrada en la patita del conejo.
video

video



video

video

Se la va a extrañar...

17 de noviembre de 2007

Sin Foto

La inspiración es caprichosa.

A veces por azar una idea nos azota y tenemos el deber de intentar explayarla en una hoja (o pantalla) en blanco.

La mayoría de las veces uno no es tan afortunado y recurre a pequeñas técnicas que incentiven la imaginación y los recuerdos.

Yo suelo recurrir a una foto. Paseo por las imágenes dejando que alguna me transporte a aquella situación vivida. Pero no siempre uno tiene la máquina a mano en situaciones clave. Y es casi mejor, porque en ese momento uno se esfuerza por tomar una imagen mental que queda guardada para siempre con un poco más de magia que las que se graban en papel.

Así que empiezo con esa fotografía: cinco viajeras viajantes y dos auténticos personajes bailando en las calles de palenque. Fue casi de casualidad. Un poco por la lluvia, un poco por un comentario simpático de su parte, un poco por nuestra triste política ratesca pro turistas. Música. Tragos. Charlas. Risas. Autos que pasan esporádicamente y nos miran. Una patrulla que nos asusta pero nos deja seguir armando nuestro recuerdo.

Uno es un auténtico jardinero.... el otro un auténtico hippie... con madre hippie, padre desocnocido, criado en comunidad hippie, sin tecnología (el primer mail que mandó en su vida fue a nosotras, desde una casilla prestada). El primero no se anima a decirnos su nombre, el segundo nos cuenta la historia de sus siete nombres: uno de origen budista, otro relacionado con el amor a la naturaleza, otro (Rainbow) que le puso su hermana.

Cada uno tiene su historia, fascinate, llena de anecdotas que no dudaron en compartir con nosotras toda la noche...

Imposible capturar todo eso en una foto.

Por suerte.

15 de noviembre de 2007

Cala. Octubre 2006


- Cande: "El tema es que no sé si me divierte México"
- Euge: "Ay cande, es lo mejor ir a méxico, y centroamérica, y las ruinas, y viajamos, y conocemos todos los lugares y nos re divertimos y el caribe! ¡Y decidanse porque yo quiero sacar el pasaje ya!"
- Cande: "Pero me divierte mucho ir a Cuba! Me divierte mucho más que México"
- Sofi B. "Yo no sé... la verdad es que México para mi es muy caro y no tengo la plata.
- Sofi P. "Maldita plata que no nos deja cumplir nuestros sueños. Me da bronca!"
- Pili: "Nostras las entendeos. En serio. Y aunque es verdad que es muy caro me parece esencial procurar encontrar una alternativa efectiva para lograr un acuerdo"
- Sofi B: "Claro. A mi sí, me re divierte México. Muero por ir"
- Euge: "Si! chicas tienen que venir. Va a estar genial. Y la playa, y los mayas, y los aztecas, y chichen itza y todo!"
- Pili: "Es re interesnate México."
- Sofi P: "Si. ¡Vamos a México! Tienen que venir. El viaje no va a ser el mismo sin ustedes."
- Cande: "Ay si Chicas! Mañana compro el pasaje. Estoy completamente fascinada que vamos a México. Estoy feliz. ¡¡¡No lo puedo creer!!!"

13 de noviembre de 2007

Sofi Piqué

Nuestra querida "Chela".

Como digna Piqué, es una pequeña niña prodigio. Puede hablar de cualquier tema, opinar sobre cualquier cosa, ha leído a todos los autores, visto todas las películas y escuchado todos tipos de música.

A la vez, es una pequeña adulta. Desde su "cuerpo de madre", su negación a beber, su rechazo a la fiestas, su resitencia a unirse a nuestros bailes sacados y nuestras pequeñas travesuras.

Es callada y reservada, jamás la ves hablar con un desconocido, pero logra que nosotras le contemos cualquier cosa. No tanto porque te insiste, sino que al contrario, casi se siente invadiendo cuando cumple su rol de amiga, pero te transmite tanta seguridad que no hay nada que no quieras compartir con ella.

La persona más generosa que conozco. No le niega nada a nadie y su hobby favorito es malcriar a quien pueda. Y ojo que esto se complica cuando pasamos tres meses practicamente jugando a quien puede ser mas rata. Pero ella nunca cae en eso.

Se la ha escuchado rezongar por debajo cuando algo le cae mal, hasta ha tenido episodios violentos (especialmetne con la hermana) y ha llegado a tirar nuestra única botella de agua por un precipicio en el Camino del Inca y luego declarar enojada "era el agua o yo".

A pesar de sus pequeños brotes de furia, es la persona más buena que hay. Tímida como pocos, considerada como nadie, no hay nada más lindo que abrir tu casilla y encontrarte con un mail tierno de ella preguntándote de tu vida. Siempre se le ocurren esos pequeños detalles.
Fiel a sus amigas, a su familia a sus viajes y especialemtne a sus valores, es una futura abogada que dará su vida por proteger los derechos humanos de los indefensos.
Y aunque alguna vez no la hemos olvidado durmiendo en el colectivo, jamás, JAMÁS, podríamos viajar sin ella.

12 de noviembre de 2007

Sofi Butler


Sofi es una chica muy simpática, muy alegre y siempre abierta a conocer gente nueva. Sobre todo HOMBRES. Sofi no discrimina, cualquier nacionalidad está bien, cualquier edad, estatura, para sofi todos son iguales, hombres. Apenas aparece uno, Sofi ya se las arregló para entablar conversación. Todos sabemos que es linda y que por eso los atrae, pero hay algo más, que nadie sabe que es. En fin, Sofi se lleva todos los premios en el rubro.
Esta personita, no tiene problemas para dormir en absoluto. La pasó de puta madre en el Ormeño (3 días a Lima), durmió plácidamente en el camino Cuzco-Lima, como también en el de Oaxaca-Puerto Escondido. No importa el relieve, la altura, las curvas, los asientos, nada, ella......... siempre duerme. Eso sí, a la mañana, mejor ni hablarle. Es prácticamente imposible despertarla. Si hay que tomarse un bondi a las 6 de la mañana, sofi siempre llega a las 6:10, porque se quedó descansando un poco más u ordenando sus pertenencias (aunque siempre se olvida la mitad de las cosas). Sofi es la reina de la noche, es la que insiste para salir, no importa la temperatura, la lluvia, eso hay que reconocerlo. Vive de noche, le encanta, se siente bien. pero por las mañanas..... no tengo más que decir, yo ya me di por vencida, y deje eso en manos de las que más paciencia tiene: las Piqué. Un detalle más: duerme con los ojos abiertos.... miedo....
Sofi tampoco tiene problemas con la comida, come poco y de todo. Pero aún así, es la más débil. Su cuerpo flaco (esquelético cuando viaja) se desvanece en cada baño. Se desmayó en la Quiaca, en Lima, casi muere en el Amazonas de un virus. En mçexico también sufrió algunos malestares. Ella es así, débil, es como un bebé, necesita comer y dormir. Es la que mayor facilidad para conseguir plata a último momento. 1 mes antes de viajar, no tiene ni para el pasaje y vende unos aretes y temina consiguiendo lo que quiere. Sofi es la mejor compañera de aventuras, se anima a todo, se tira por donde sea, una genia, un poco inconsciente, muy divertida.... la voy a extrañar..........

Las Hermanas Piqué





Las hermanas Piqué: Conformado por Sofi y Pili Pique, las hermanas son bastante confundibles para las personas que no las conocen. Sin embargo mantienen sus diferencias.
A lo largo del viaje actúan como si fueran una y hasta se piden permiso para comprarse algo para comer o lo que sea. Comparten la ropa, hasta interior y se turnan en lavarla (Sofi es más la mamá en este sentido, no sé si por ser la más grande).
Tienen una relación más que de hermanas, de amigas. Es realmente admirable!. Creo que se pelean menos de lo que yo con Euge. Aunque cuando alguna se calienta cuidadito!. Sufren de sed en todo momento del día y cada tanto sale una coca grande para compartir. En Brasil se la pasaban tomando Guaraná, era su dosis diaria. Verduras verdes no comen porque lo relacionan con su mascota la tortuga (Sienten que si se comen un repollo o pepino se estan comiendo la pobre Manuelita).

Pili Pique


Conocida como la intelectualoide, la culta, la pequeña del grupo nos saca ventaja a la hora de ser la sabia. Amante de la lectura, suele leerse 10 libros por viaje, sobretodo en los Colectivos o Buses o Chiken bus. Siempre conoce la anécdota del lugar, la historia y de más cosas interesantes.
Histérica para la comida si no tiene el pollo al horno con papas de su casa, las milanesas o la pizza. Suele dejar la comida, que en seguida es atacada por Sofi But, Cande y Euge.
Esto explica los 7 kilos que suele bajar cuando vuelve a Buenos Aires, junto con el abandono del chocolate diario que le compra su madre en Buenos aires cada vez que vuelve al hogar.
A la hora de cocinar y repartirse las tareas, es la encargada de pelar y cortar cebolla con el método que le enseño no se quién (que por cierto tarda horas, ya hirvió el agua y las verduras estan todas listas para preparar la comida, salieron todas de bañarse, la mesa está lista, crujen nuestros estómagos, pero la pequeña sigue cortando la cebollita).
Cuidado con abrir su mochila en el viaje a Brasil!. El cubremochila hacía de extensión de lugar y de ahí colgaba toda la ropa sucia del amazonas y de todo el resto del viaje. Cada tanto iba escupiendo ropa sucia y teníamos que advertirle para que la vuelva a incorporar en esa…cosa.
Suele despertarse a la par mía, o sea última y generalmente duerme con su hermana, en caso de que haya que compartir letto.
En cuanto a las peleas, suele ser la moderadora y la buscadora de paz. No le gusta que se eleve la voz o se produzca un debate caliente.

Proximamente...Sofi Pique

8 de noviembre de 2007

Euge

Sufre del calor en las piernas y le encanta repetir que tiene una abuela alemana y que habla alemán (aunque entre nos sólo sabe decir su nombre en alemán y eso que pronuncia mal..). Es la impulsora de viajar, la convencida y más conciente de su importancia. Yo diría que en este sentido es la visionaria del grupo porque logra ver los resultados que viajes semejantes nos traerán en un futuro. Eso si…rompe las bolas!!!.
Recibida de "Rata de laboratorio", claramente le gana a la anterior. Aunque en las cosas que implican conocer siempre esta dispuesta a pagar el monto que sea necesario.
Adicta al sol, siempre está negra. No se permite que salga el sol y encontrarse durmiendo. Tiene que rajar a la playa pero más te vale que la acompañes!.
Si le caíste mal, no te preocupes que te vas a dar cuenta!. Logra ponerte la mejor cara culo! (para los desconocidos). En seguida te convertiste en un desagra, un peishe o un deforme, o un reverendo pelotudo. Tiene espíritu aventurero y le gustan las cosas riesgosas, aunque a la hora de trepar a la piedra más alta o tirarse por la liana al arroyo que corre costa abajo, lo duda un poco.
Es bastante rompe pelotas con la comida y la mayoría de las veces terminamos comiendo lo que propone. Se la pasa comiendo galletitas dulces, obviamente las más económicas del mercado. Amante del coco y del helado, hecho que muchas veces le cuestan el déficit diario.
Sólo toma Vodka con jugo de naranja y aunque nunca se compra su propio trago, no se cómo hace pero siempre consigue tener uno en la mano (hasta con una mala actuación…serán sus encantos de mujer). Y cuando el alcohol empieza a surtir efecto, es capaz de subirse arriba de los parlantes o bajar bailando hasta terminar en sótano (aclaración: pese a esto es la novia más fiel que conozco).
Es la mejor contando las anécdotas del viaje así que su narración queda destinada a su persona. Esto se deba a su capacidad para agrandar todo lo que le ocurre (y nos ocurre) durante los viajes, un tanto sobreactuado o yo diría, exagerado. Esta es Eugenia, Eugenia Brage, conocida como la diosa, la loca, la histérica.

Cande Becco



Se transforma cuando caza la mochila al hombro y parte hacia algunos lugares de sus viajes. Deja atrás la chica introvertida, callada, tranquila, sumisa, que todo le da lo mismo, para convertirse en la leona del grupo, la que organiza a dónde vamos, cómo y cuándo, de que manera es mejor, más económica y divertida. Se sienta a trazar las líneas del viaje, con mapa en mano y lonely planet (o planeta no tan solitario) en la otra, y cada tanto nos consulta y pone en deliberación su idea a seguir. Pero ojo con cambiarle los esquemas! porque en seguida se pone loca, cuando las cosas no le salen como había previsto.
Es la mejor negociante de todas, siempre consigue los mejores precios en los hostales, hoteles, carpas, moteles, telos, barcos, colectivos, taxis, camiones, excursiones y de más. Tan buena y rata que hasta dejó asombrado a un israelí (que había trabajado de comerciante en los EE.UU) en una de sus persuasiones marketineras.
En cuanto a la cuestión culinaria, es bastante insegura…Nunca se decide bien qué comer y tampoco cuándo…”Si lo abrís como, pero prefiero gurdarlo para después”. Igualmente los viajes le ampliaron su cultura gastronómica: ahora come tomate, pepino, repollo, toma café, cosas que uno nunca se hubiera imaginado de tal caprichosa (con respecto a la comida) personita.
Le encanta sacar fotos, pero más que le saquen. Su clásico son la Sesiones (tanto de fotografía como de masajes).
Y hay que reconocer que antes de que emprendiera su vida como mochilera, en un principio por las tierras de Bolivia y el Peru, nadie se imaginaba que “nena malcriada” iba a bancarse los buses de mala muerte, dormir en horrendas posadas, conocer a gente rara y diferente; que la chica “aro perla” entable una conversación con un chico de rastas, tatuado o fumanchero. En fin, nadie se la imaginaba sin sus domingos familiares en Martindale, sin sus idas familiares en la caravan family a lo flanders ni sin sus DVds. Familiares, apto para todo público, los Sábados por las noches. La nena resultó ser más parecida a su tia Lulú!!!

"San Francisco IV"





San Francisco fue el tercer barco en el que nos tocó transitar el fantástico río "Amazonas". Veníamos de una increíble aventura en la selva, varios días de contacto con la naturaleza, caminatas, delfines, pirañas, dormir en el campamento que cada día armábamos al aire libre con cuatro palos, comidas improvisadas (un pollo al fuego, literal, y el infaltable arroz), éramos tan felices.....pero todo tiene que terminar.

El día que nos fuimos de la selva, donde tan tranquilas habíamos estado, donde reinaba la paz, llegamos a Manaus de regreso donde inevitablemente, empezó la corrida por tomarnos el último barco que salía para Santarém. Por supuesto que la "primera clase" (hamacas colgadas una arriba de la otra en una especie de galpón) ya estaba completa, con lo que sólo quedaba viajar en la "segunda clase", similar a la primera, sólo que abajo, al lado del motor, con los perros hambrientos atados a un poste por varios días, los pollos, los gatos, las pulgas (me saqué una del pelo) y el señor encargado de cortar, sobre un tronco, y, al lado nuestro, la carne que alimentaba a todos los tripulantes.

Colgamos nuestras hamacas, donde el olor a pis no era tan fuerte y emprendimos el viaje. La segunda clase es algo muy difícil de explicar. Los que viajan ahí, nunca suben a la terraza, se sienten excluídos, y ver eso era muy feo sinceramente. Pasar los días ahí abajo era insoportable, muchísimo calor, claustrofóbico. Los turnos de comida no pueden dejar de mencionarse. Una mesa inclinada, al lado de los baños (que la gente no creía necesario usar o si lo hacían era con la puerta abierta), al lado del motor donde abundaba el olor a diversos combustibles, y el ruido era realmente espantoso. Al rededor de 12 personas entran en la mesa, y una fila inmensa espera por su turno. Las bandejas de comida se deslizan por la mesa en declive, y cuando llega a la punta donde estamos nosotras ubicadas, solo quedan unos huesos de frango, un poco de arroz y tal vez, con mucha suerte, unos fideos y frijoles. Así transcurrían los días en el San Francisco, la mayor parte del tiempo estábamos en la terraza del barco con el resto de la gente.

El barco tenía algunos problemitas mecánicos. El primer día se rompió el timón pero lograron improvisar rápidamente uno que consistía un una cadena gigante que atravesaba el barco, pasando por los baños y por encima de la mesa en donde nosotras comíamos. Cabe mencionar que esta cadena impedía cerrar las puertas de los sucios y olorosos baños (reitero, pegados al "comedor").

El viaje siguió su curso normal hasta que de pronto el barco frenó por el viento y nos encallamos en la orilla de la selva. Si, así es, un barco enorme encallado! Esto ocurrió alrededor del medio día, y la gente rezaba a sus dioses agradeciendo que el barco se había estancado porque de otra manera se hubiera hundido. Algunos osados bajaron a asearse al río, otros prefirieron quedarse en el barco. A las horas de estar ahí, el agua de alrededor del barco comenzó a contaminarse por la liberación de los desechos. Asimismo, el agua potable se acabó y subieron agua del río para que no nos deshidratemos. Anocheció, y los reflectores del barco comenzaron a atraer a TODOS LOS BICHOS QUE HABÍA EN LA SELVA.

Un barco carguero enorme, de aproximadamente 100 metros vino a rescatarnos, pero no pudo y, para desesperación nuestra se fue, se alejó en la bruma.......... Esa noche me fui a mi hamaca con mi música a esperar la muerte..... El calor y la humedad eran insoportables porque al estar estancados, no corría el aire, No se podía prender la linterna para leer porque se te venían los bichos. Yo esperaba morirme en ese instante. A lo largo de la noche frenaron varios barcos que pasaban por ahí, y, la gente de la desesperación se iba. Nosotras por supuesto no teníamos plata para pagar otro barco con lo cual estábamos obligadas a permanecer ahí, a la espera de lo que el capitán, un señor no muy agradable para conversar, diera alguna solución. A todo esto se suma que a la yanqui, Annie, le habían robado, nuestros compañeros de la segunda clase, la máquina de fotos. La situación era bastante fea porque teníamos que dormir al lado de los malhechores. A falta de alimentos, algunos se bajaron del barco y mataron un buey, para alimentarnos a todos. Lo carnearon al lado de nuestras hamacas, pero eso ya era el paisaje diario así que no afectaba. Esa tarde, finalmente, llegó una especie de lancha que nos hizo de timón y nos condujo, a 1 km por hora, al puerto de Santarém, donde esperamos un día entero que arreglen el barco.
A pesar de todo esto, tengo que reconocer que el lugar, los paisajes y la gente con la que nos relacionamos fueron increíbles. Esto es sólo un recorte, el relato de una exagerada y solo se refiere particularmente a Sao Francisco IV. Hay mucho más más para contar, la selva, ese trayecto del río es alucinante.... otro día será.

7 de noviembre de 2007

6 de noviembre de 2007

Ojos Espías (versión II)

video

Atardecía en Oaxaca.

En la plaza de las flores rojas el secreto que parecía murmurar la ciudad se había convertido en declaración. Los grafitis tapados, aquellos simples intentos fallidos de manifestar una inexistente libertad de expresión, habían sido explicados para nuestros ojos extranjeros que recién empezaban a comprender la totalidad de la situación.

Un jóven estudiante, que se acerco a nosotras para vendernos algo, terminó conviertiéndose en nuestro pasaporte a una realidad que nos estaba prohibida por nuestra condición de turistas.

Y atardecía en oaxaca. ¿O amanecía?

Y mientras bailaban salsa nosotras mirábamos por la ventana a el sol dibujando Monets detrás de los pequeños edificios coloniales.

Y mientras sonaba la música aprendimos a escuchar al silencio que esconde toda otra melodía.

4 de noviembre de 2007

Las vueltas de la vida


Hete aquí un fragmento de uno de los mails más maravillosos que nos ha regalado Cande Becco. Lo mostramos al mundo con la autorización de su autora, para hacerle un debido homenaje y para instalar un manto de emoción en el blog de las viajeras viajantes.


"Las vueltas de la vida"

AVISO AL LECTOR:
Leer el siguiete mail puede ser riesgoso para la salud mental o física del lector. Puede provocar nausea, dolores, molestias, cuestionamientos existenciales, aburrimiento o perdida irrecuperable de tiempo.

sólo una frase me viene a la mente....

una frase que alguna vez dije sin darme cuenta de todo su significado.

pero si, es así... frente a estas situaciones, que se han denominado cómo "insólitas", lo único que puedo hacer es dejarme asombrar por el universo y exclamar con énfasis: "las vueltas de la vida!". (y me quedo con ganas de agregar un estratégicamente ubicado: "la pucha, che!")

sólo esas 5 palabras pueden de alguna explicar los misteriosos (o no) designos de la naturaleza. misteriosos? azarosos? o no? será todo predestinado? será casualidad o causalidad? y cuál de los dos formas lo torna mas irreal, mas fantástico, mas maravilloso, mas increíble?

porque ES increíble. es realmente imposible de creer.

¿Cómo puede ser que el día que uno llegue a Argentina, dp de haber estado el último mes en Nicaragua, Costa Rica y Panama, uno se encuentre con un brasilero que conoció en mexico?

¿Cómo puede ser que después de depender de las mismas personas por 68 días consecutivos, pasen 3 y hayamos podido sobrevivir?

¿cómo puede ser que después de conocer los detalles de cada grano, cada bigote, cada pelo, cada visita al baño, escuchar largas descripciones de cada dolencia, respirar nuestras propias flatulencias... pasemos varios días sin siquiera saber si estamos vivas?

¿Cómo puede ser que después de dividirnos hasta la última miga de un paquete de pringles, yo todavía tenga cosas que les pertenecen a otras?

me dejo asombrar por el universo y vuelvo a exclamar con énfasis (y esta vez me animo al toque autóctono) "La pucha, las vueltas de la vida!!"

se pueden revertir estas situaciones?


Candelaria Becco (8/03/2007)

1 de noviembre de 2007

Ojos espías en el sur mexicano.


Con cuanta facilidad se acalla el clamor popular. Esta sensación emerge en cada paso, en cada cuadra de esta ciudad colonial. Reina el mutismo en cada rincón. Las autoridades sacaron a relucir su título de “garantes de la coacción física” y lograron que la ciudad se sumerja en un hermetismo montado para los turistas y los medios extranjeros. Aquí, como quien dice, no ha pasado nada.

Las prolíficas pintadas que se expandieron a lo largo de una y cada una de las casas de la ciudad han sido tapadas con una asombrosa celeridad. Aún podemos observar vestigios de la convulsión en alguna que otra remota calle, que serán desterrados con evidente inminencia. Los enfrentamientos acaecidos a fines del año pasado cesaron a fuerza de operativos policiales, de sojuzgamiento provocado por el gobierno de turno, de encarcelamientos no argumentados y de muertes siempre inexplicables.

En esta ciudad la libertad de expresión está vedada, aparecen por múltiples rincones ojos espías, que constriñen la opinión, el ferviente deseo de que se transforme esta realidad hostil para la mayor parte de los oaxaqueños.

Nuestra recorrida por esta magnífica metrópoli se inicia concomitantemente con el deseo de dialogar con los locales, de poder escucharlos, tenderles la mano, ayudarlos en lo que sea necesario. Nuestra idea primigenia a la hora de escoger a Oaxaca como un destino ineluctable no se asociaba solamente a conocer su extravagante mercado, degustar cuantiosos chapulines (grillos que se ofrecen sazonados y listos para ser comidos), su exquisito pero sumamente gomoso queso (que cortábamos con los dientes a falta de cuchillo y con un hambre de sobra), o su ardiente Mezcal (que bebimos en ingentes pociones con gusano incluido por el mero hecho de ser gratuito). Elegimos a Oaxaca por una necesidad imperiosa de comprenderla, por el ahínco de dilucidar un país tan complejo como el mexicano, un país que aún sigue resistiendo heroicamente a los continuos embates occidentalistas.

Hicimos oídos sordos cuando los mismos mexicanos de otros estados o nuestros propios familiares nos tildaban de dementes por intentar pisar esa ciudad. Y la pisamos. Y cuando menos lo esperábamos, nos arrimamos al objetivo.

Tras saborear los deliciosos (¿?) helados de Porfirio (un hombre mayor en edad pero de muy baja estatura), nos sentamos a charlar en la plaza y fue en ese instante que se nos acercó un joven oaxaqueño. Lo más extravagante del caso es que intentó dialogar con nosotras en inglés aún sabiendo que éramos argentinas. ¿Qué escondía aquel hombre tras su intencionada equivocación? La respuesta a este interrogante es flagrante: aquel hombre escondía el temor: temor a ser reprendido por los ojos espías que inundaban la ciudad. El inglés era el código del que se valió inicialmente para contarnos el intríngulis oaxaqueño.

“Aquí no se puede hablar con los extranjeros sobre el problema que estamos pasando” musitó este simpático mexicano esta vez en español tras nuestros continuados pedidos de que así lo hiciera. Prosiguió su relato por un buen rato, detallándonos la brutal represión que habían sufrido muchos locales y extranjeros, la imposibilidad tajante de expresarse, de reunirse, de proseguir con sus reclamos, de contarle al mundo lo que estaba ocurriendo. Siempre este buen hombre miraba a su alrededor, queriendo observar si lo observaban, procurando valientemente terminar con el mutismo que le imponían. Logró, en muy poco tiempo, que nos sintiéramos partícipes del descontento de los habitantes de esta ciudad, que pudiéramos comprender la crisis oaxaqueña un ápice más que cuando arribamos a la ciudad. Pero eso no evitó que volviéramos a nuestra transitoria morada con una sensación de derrota a cuestas. Es que al fin y al cabo, cundía la injusticia en Latinoamérica y eso parecía ser inexorable