27 de noviembre de 2011

10 de noviembre de 2011

La vida en un día






¿Cabe la vida en un día? ¿Todas las vidas? ¿La nuestra, la de los otros, la que tenemos y la que queremos tener? Aunque, por otro lado, ¿en qué se diferencia la nuestra de la de los otros? Cambia la escenografía, los actores de reparto y los accesorios, pero los roles, los pasos y las rutinas, en su esencia, son las mismas no? Aunque quizás ni siquiera pasa por ahí, pasa por la simpleza de las emociones, las risas, las lágrimas y los pequeños grandes momentos de cada día... hasta de aquellos días que pensamos que no los tienen. 


Sea como fuera, miren la película.


Y no sé porque estoy hace tres horas pensando en esa frase de esa otra película: 
"Sometimes there's so much beauty in the world, I feel like I can't take it, and my heart is just going to cave in."



1 de noviembre de 2011

Latinoamerica

SOY




Soy,
Soy lo que dejaron,
soy toda la sobra de lo que se robaron.
Un pueblo escondido en la cima,
mi piel es de cuero por eso aguanta cualquier clima.
Soy una fábrica de humo,
mano de obra campesina para tu consumo
Frente de frio en el medio del verano,
el amor en los tiempos del cólera, mi hermano.
El sol que nace y el día que muere,
con los mejores atardeceres.
Soy el desarrollo en carne viva,
un discurso político sin saliva.
Las caras más bonitas que he conocido,
soy la fotografía de un desaparecido.
Soy la sangre dentro de tus venas,
soy un pedazo de tierra que vale la pena.
soy una canasta con frijoles ,
soy Maradona contra Inglaterra anotándote dos goles.
Soy lo que sostiene mi bandera,
la espina dorsal del planeta es mi cordillera.
Soy lo que me enseño mi padre,
el que no quiere a su patria no quiere a su madre.
Soy América latina,
un pueblo sin piernas pero que camina.

Tú no puedes comprar al viento.
Tú no puedes comprar al sol.
Tú no puedes comprar la lluvia.
Tú no puedes comprar el calor.
Tú no puedes comprar las nubes.
Tú no puedes comprar los colores.
Tú no puedes comprar mi alegría.
Tú no puedes comprar mis dolores.

Tengo los lagos, tengo los ríos.
Tengo mis dientes pa` cuando me sonrío.
La nieve que maquilla mis montañas.
Tengo el sol que me seca y la lluvia que me baña.
Un desierto embriagado con bellos de un trago de pulque.
Para cantar con los coyotes, todo lo que necesito.
Tengo mis pulmones respirando azul clarito.
La altura que sofoca.
Soy las muelas de mi boca mascando coca.
El otoño con sus hojas desmalladas.
Los versos escritos bajo la noche estrellada.
Una viña repleta de uvas.
Un cañaveral bajo el sol en cuba.
Soy el mar Caribe que vigila las casitas,
Haciendo rituales de agua bendita.
El viento que peina mi cabello.
Soy todos los santos que cuelgan de mi cuello.
El jugo de mi lucha no es artificial,
Porque el abono de mi tierra es natural.

Tú no puedes comprar al viento.
Tú no puedes comprar al sol.
Tú no puedes comprar la lluvia.
Tú no puedes comprar el calor.
Tú no puedes comprar las nubes.
Tú no puedes comprar los colores.
Tú no puedes comprar mi alegría.
Tú no puedes comprar mis dolores.

Você não pode comprar o vento
Você não pode comprar o sol
Você não pode comprar chuva
Você não pode comprar o calor
Você não pode comprar as nuvens
Você não pode comprar as cores
Você não pode comprar minha felicidade
Você não pode comprar minha tristeza

Tú no puedes comprar al sol.
Tú no puedes comprar la lluvia.
(Vamos dibujando el camino,
vamos caminando)
No puedes comprar mi vida.
MI TIERRA NO SE VENDE.

Trabajo en bruto pero con orgullo,
Aquí se comparte, lo mío es tuyo.
Este pueblo no se ahoga con marullos,
Y si se derrumba yo lo reconstruyo.
Tampoco pestañeo cuando te miro,
Para q te acuerdes de mi apellido.
La operación cóndor invadiendo mi nido,
¡Perdono pero nunca olvido!

(Vamos caminando)
Aquí se respira lucha.
(Vamos caminando)
Yo canto porque se escucha.

Aquí estamos de pie
¡Que viva Latinoamérica!

No puedes comprar mi vida.

27 de septiembre de 2011

Oda a mis zapatos de de goma


Probablemente no sean parte de mi guardaropa el día que me case, pero quizás si el dia que conozca al amor de mi vida.
No van a estar cuando nazca mi hijo, pero sí cuando juegue con él.
Ni la usaré cuando publique mi libro, pero si mientras lo escriba.
Mucho menos cuando gane un premio, pero si cuando este trabajando para merecerlo.

No las voy a estar usando en esos días simbólicos de mi vida... pero sin dudas fueron parte del camino.


Por eso, queridos zapatos de goma, quiero hacerles un pequeño homenaje, porque me acompañaron en tantas playas y hostels, por haber estado en esos atardeceres en los que la única consigna era permitirse admirar; en las "veredeadas" en donde nos sentábamos a ver el mundo pasar; o en las largas charlas en las que cualquier tema era permitido. Por acompañarme en chicken buses, recreiros, lanchas, ferrys, autos, y especialmente en esas caminatas, a veces apuradas hacia un destino fijo, otra veces largas y azarosas, paseando por pueblos sin rumbo ni explicación.

Asi que gracias, porque al no romperse me enseñaron a ser fuertes y resistentes. Gracias porque ahora sé que no necesito tacos para sentirme linda... y lo increíblemente valioso que es la simpleza. Las usaba de día de noche, días de lluvia y de sol, en las playas y en los pueblos y asi aprendí no sólo lo importante de ser práctica y adaptable, sino lo fácil que es estar lista para la próxima aventura. Y gracias también por enseñarme que un pie libre es un pie feliz.

Por las huellas que dejaron, los senderos que marcaron y porque todavía están ahí, listas para el próximo camino que he de andar. 

Gracias por darme esta filosofía barata.

¡Salud!



18 de septiembre de 2011

Cambio de look

Dicen que la belleza exterior no importa, que lo que vale es el contenido. Dicen. Pero también que todo cambia y no queda otra que aceptar ese cambio ... pero como soy nostálgica hago este post para recordar las caras anteriores de este blog en su quinto aniversario.





16 de junio de 2011

Sensación pre-viaje



Escena de la película Garden State     


No hay limites. El mundo y yo. Todo es posible.

5 de junio de 2011

Génesis

Al principio es una idea, un sueño, un pequeño delirio que de la nada apareció en nuestra cabeza y de a poco fue invadiendo todos nuestros pensamientos.  Y de repente es tan grande que ni nos animamos a decirlo en voz alta porque la realidad es que no lo podemos asumir. A la vez, no podemos tolerar la posibilidad que no se cumpla y si lo decimos, si lo manifestamos, ese dolor sería mucho mas grande, mucho mas evidente. Entonces lo callamos, lo guardamos dentro nuestro, pero lo repasamos una y otra vez en nuestras cabezas, cada vez más enamoradas de esa idea, pero que es una nada. Un sueño demasiado grande para ser real. 


Pero, ha diferencia de lo que nos enseñaba La Cenincienta, que promovía el no contar los sueños porque si no no se cumplirían, yo aprendí que hay que hacer lo opuesto.  


Escucharte a vos misma diciendo algo te obliga a ir y tratar de conseguirlo. Y, a la vez, pronunciar esas palabras hace que una idea, una mera abstraccion, una nada se convierta en algo. No es mucho… al principio es tan solo viento, ondas sonoras, pero ya están ahi afuera, son parte del universo, es energia que se mezcla con otras ondas sonoras, con otros vientos y ya, de alguna manera, el mundo cambio. El mundo es distinto porque tu idea, tu nada, tu sueño, ya es parte de él.


Sólo por nombrarlo.


Al fin y al cabo... los dioses de todas las religiones crearon el mundo tan sólo nombrandolo. Ese es el poder de las palabras. 

15 de marzo de 2011

Babel




De niña en clases de inglés aprendí a odiar a esos hombres tercos y ambiciosos que por un edificio me obligaban a ir a esa clase de la que tan poco entendía.

Un capricho, una discusión y toda la humanidad queda condenada a vivir en la incomunicacion y el mal entendimiento para siempre. El poder de la retórica queda notablemente disminuido y guerras enteras se pelean por una elección desafortunada de palabras.

Maldita babel.

Pero el hombre una vez más jugó a intentar saberlo todo: inventó el esperanto, produjo traductores, fundó escuelas de idiomas y a fuerza de la comercialización un idioma fue predominando sobre el resto. Y pareciera que casi lo logra, que con un poco de inglés uno tiene el mundo en sus manos.

Hasta que uno llega a uno de esos rincones donde sólo la lengua local vale. Todo es mas difícil: conseguir un cuarto, entender qué estas comiendo y sumergirte plenamente en la cultura. Como viajero uno se pierde los mil detalles que te da el escuchar conversaciones ajenas o quedarse dialogando con alguien en la plaza. Y ahí es cuando me identifico una vez mas con la chiquita frustrada y maldigo a los constructores de babel.

Aunque, por otro lado, Babel significó un cambio en el ADN de cada cultura. Se modificó la idiosincrasia, la percepción del mundo de cada pueblo y la manera en cada pueblo lo explicaba. El mundo, que antes estaba pintado de un solo color, se enriqueció con miles de matices y nuevas tonalidades.

Y gracias a eso ahora podemos tener la discusión sobre qué vino primero, ¿el idioma o la cultura? Ahora podemos deleitarnos descifrando las diferencias entre el vous me manquez francés y nuestro te extraño, delirando sobre las implicancias que eso tiene en la cotidaneidad de nuestras vidas. ¿Es que la percepción del concepto de extrañar es otra? ¿O simplemente la expresan distinto? ¿Es que ellos son más negativos y hacen foco en la carencia? Nosotros, que lo presentamos como una acción activa, ¿lo sentimos así? ¿O en realidad extrañar es algo a priori que toda la humanidad siente de la misma manera sin importar las palabras que usen para manifestarlo? ¿El idioma construye el mundo o simplemente lo refleja? 


Gracias a Babel ahora podemos jugar a identificar esas palabras intraducibles (como seudade, linger, agobiar) descubrir en idiomas lejanos sentimientos cercanos pero que no sabíamos que podíamos tener porque en nuestra lengua madre no tenía nombre.

Con Babel, nuestro mundo se hizo complejo, se hizo difícil, se llenó de obstáculos... pero también se hizo más grande, más rico y mucho más interesante.

Bendita babel.

15 de febrero de 2011

Viajevolución



"Un viaje pone a prueba tu ingenio, tu fuerza y tu capacidad de supervivencia"

7 de febrero de 2011

Vesania

Sí. Se trata de adentrarse en nuevas culturas, descubrir distintas sociedades, ampliar nuestro horizonte de pre-comprensión.

Se trata de crecer interiormente, aceptar otra realidades, otras filosofías, otras religiones. Entender para crecer. Madurar.

Se trata de visitar lugares históricos, sumergirse en mundos antiguos, disfrutar el arte y la música local.

Pero también se trata de reír. De jugar. Y dejarse llevar por los pequeños delirios del momento...


video

20 de enero de 2011

Good Flight


Se apaga una farola en Buenos Aires,
se va volando,
despojada,
expectante,
ilusionada,
madura y liviana,

Se va a conquistar su mundo y el mundo,
se instalará junto al big ben,
para desplegar, contagiar y encandilar con su luz,
del otro lado del continente.

(Éxitos en tu vuelo luminosa amiga)

11 de enero de 2011

Confieso que he viajado (II)




Y de cada paso me han quedado marcas. Me he rasgado la piel, me he cortado, me han picado, me he amorotonado. Mi espalda, mis manos, mis piernas, todo mi cuerpo ha sufrido los kilómetros. Mi pies cargan con todo el peso de conocer el mundo.

Pero es un peso que prefiero tener.


10 de enero de 2011

Pequeño homenaje



"Quiero tiempo pero tiempo no apurado,
tiempo de jugar que es el mejor.
Por favor, me lo da suelto
y no enjaulado adentro de un despertador".


Fragmento de la Marcha de Osías
María Elena Walsh (1930-2011)

9 de enero de 2011

En busca de la conexión perdida




Off.
Alerta.
Unplugged, desconectada.
Desconexión interna y externa.
Piloto automático, inercia pura.
Apatía, visión uniforme.
Desconexión sideral.

La vida desenchufada es placentera cuando se elige, no cuando es forzada porque saltaron los tapones.
Imperiosa necesidad de reenchufarme, volver a mis fuentes de energía, recomponer los cables que me conectaban conmigo y con el mundo.

Para reconectarse es necesario tirar todo lo que no sirve sin olvidarse el por qué se tira, tirarlo con la convicción de no verlo nunca más, que desaparezca y se convierta sólo en un recuerdo. Hacerle lugar a las nuevas adquisiciones que valgan la pena, conservar aquellas cosas guardadas que al desempolvarlas se redescubren, se revalorizan y uno no entiende por qué pensó en algún momento tirarlas o las ignoró y dejó que el tiempo y el polvo las tapen.

Tengo que ir a la fuente, la causante del cortocircuito.
Tengo que volver a construir, una vez más.
Tengo que volver a viajar.
Va a haber turbulencias, pozos de aire pero también paisajes imborrales.
Próximo destino: mi ser.
On.

3 de enero de 2011

Anotaciones de mi cuaderno

hay días que vienen y van y terminan y el mundo continúa exactamente igual a como cuando había empezado.

y hay días distintos.

días que nacen como si fueran los más normales, sin demasiadas pretensiones ni ambiciones y en un segundo te das cuenta que te vas a acordar de ese día por siempre: la fecha va a destacarse, los hechos van a ser recordados minuto a minuto, y la sensación va a dejar una marca.

y el mundo continúa, tu cotidianeidad sigue siendo la misma ley que rige tu existencia, sí - con un agujero negro - pero que se torna tan imperceptible en el arrollador e omnipotente día a día que por un lado te agarra culpa porque sentís que tu vida debería de haber cambiado, porque corresponde que haya cambiado, porque de hecho cambió y se debería reflejar más... y, por el otro lado, te confunde, te hace pensar que quizás ese día tan distinto nunca ocurrió y la cotidianeidad que estás viviendo sigue siendo la anterior y no la que te toca realmente.

y ahí te das cuenta que hay conceptos que son más grandes de lo que uno puede entender. y sólo me queda maravillarme ante la magnitud de estas cosas de la vida. y recordar. y querer. y extrañar. y reconocer que en el fondo, sé que todo es igual pero no es lo mismo. porque el cambio es tan profundo que no se percibe superficialmente. pero la realidad es que cambió mi realidad, cambiaron mis lazos, cambió la gente que quiero, cambió mi rol...y cambié yo. porque hay marcas en el alma que te van a afectar por siempre.... y hay lágrimas que dejan zurcos en la piel.


Tata: te extraño.